Iluminación - ACEi

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Soluciones Eficientes


ILUMINACIÓN


Para lograr una iluminación eficiente, en primer lugar hay que tener en cuenta cómo aprovechar la máxima cantidad de luz natural. El Código Técnico de la Edificación hace obligatorio este aprovechamiento siendo necesario la utilización de sistemas de regulación y control (detectores de presencia, sensores crepusculares, control horario).

Existen multitud de diseños e instalaciones que no atienden a este requisito básico y en vez de complementarse de una forma lógica se situan en lugares de apoyo, aparecen en zonas próximas a ventanales sin ningún tipo de control.

Así pues se requiere un estudio básico de las posibilidades lumínicas naturales del edificio o vivienda y a partir de ahí, diseñar el tipo, cantidad y soluciones posibles según necesidades del cliente y en base al uso previsto.

No se debe olvidar que la iluminación es responsable del 10-15% del consumo eléctrico en el sector residencial. Cualquier medida eficiente tomada se traduce inmediatamente en ahorro. Las exigencias básicas del ahorro de energía en iluminación se recogen en el documento HE-3 del CTE.



Hoy día no tiene sentido mantener iluminaciones de tipo incandescente y debe pensarse en iluminación de Etiqueta Energética A (leds y otros) o como mínimo B (fluorescentes básicamente).

Además se debe buscar, a ser posible productos con EcoEtiqueta, ya que ello implica:

    - Reducción del consumo energético

    - Contenido en mercurio estrictamente limitado.

    - Mayor control de calidad y de durabilidad.

    - Reducción de residuos y uso de embalajes
       reciclables.

    - Mejor información para uso óptimo


La evaluación de costes para el cambio de una instalación de alumbrado por otra eficiente requiere conocer los siguientes datos:


    - Número y tipo de luminarias necesarias

    -
Número y tipo de lámparas necesarias

    - Consumo eléctrico de lámparas

    - Vida útil

    - Horas de funcionamiento anual

    - Precio de lámparas y luminarias




Aparte de los costes, tipos y calidades se deben tener en cuenta otros aspectos que tienden a pasar desapercibidos, como:

- Eficacia luminosa: relación entre el flujo de luz emitido y la potencia consumida (lúmenes / watio).

- Propiedades cromáticas: fidelidad de reproducción de los colores.

- Temperatura de color: se mide en grados Kelvin (K) y nos da idea del color de la luz emitida.
Varía aproximadamente entre 1800K (rojo, cálido) y 16000K (azul, frío).
Es fundamental una buena elección para crear los diferentes ambientes donde actúe.
Valores habituales son: 2700-3000 K (luz cálida);  3000-4000 K (luz intermedia) y  4500-6000 K (luz fría).

- Distribución fotométrica: forma en que se distribuye la luz: directa, indirecta, difusa, etc.


- Lúmenes: es la medida del flujo luminoso y es un factor fundamental que aparece indicado en la  información de las lámparas eficientes actuales, de tal forma que la potencia pasa a un segundo plano y lo que realmente importa, a efectos de resultado lumínico es la cantidad de lúmenes que posea.


Actualmente, en el sector residencial se observa una tendencia importante en la sustitución de alumbrado tradicional por iluminación led, que ofrece ya multitud de diseños y tipologías para la mayoría de las situaciones.


 
 
 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal